otros temas

Toni Cantó y el mercado de primavera

La convocatoria electoral del 4 de mayo por parte de la Presidenta Isabel Diaz-Ayuso ha activado el mercado de verano de los fichajes del centro derecha moderado que lidera Pablo Casado a nivel nacional, y que en Madrid tiene sus máximos exponentes en la figura de su Presidenta autonómica y en la del alcalde Martínez-Almeida. El primer fichaje ha sido el de Toni Cantó. Un fichaje esperado por muchos y escupido por otros tantos. Como diría Paco Marhuenda, ayer la izquierda mediática vertió ríos de tinta quemada en contra del actor. Lo han tachado de todo, pero incluso desde sus propias filias naranjas. La excepción, Begoña Villacís que ha sido honrada, decente y políticamente inmejorable cuando ha afirmado que ella nunca iba a hablar mal de un amigo, y menos en público. Creo que es lo único honrado que le queda a Ciudadanos. Veremos cuánto tarda en decir que marcha de esa cueva.

Pero en medio de todo esto, hay otra circunstancia que también chirria más si cabe. Toda esta izquierda vocera que está protestando en contra del valenciano y de su nuevo salto de pértiga política, hoy aplaude hasta con las orejas el hecho de que Ángel Gabilondo haya fichado a Irene Lozano para que vaya de número dos de su lista. O dicho de otro modo, lo que hace Gabilondo, sea lo que sea, está bien hecho, pero lo que haga Díaz-Ayuso es abominable. En mi tierra y en toda tierra de garbanzos a eso se le llama “doble vara de medir”. En Madrid también. Como dice el periodista Luis del Pino, hay que tenerlos cuadrados.  

La irrupción de Toni Cantó en el tablero político madrileño junto a Díaz Ayuso es un grano al ya casi ex vicepresidente populista. Es un revulsivo importante y absolutamente necesario. El Partido Popular necesita ampliar ese centro derecha moderado y, sobre todo, requiere poner barreras al desembarque del populista Iglesias en la capital. El líder revolucionario no será bienvenido en ninguna zona de la capital, pero, si además se encuentra con un centro derecho sólido, contundente, fiable y que transmita confianza y progreso, aún lo tendrá más difícil y posibilitará que Diaz-Ayuso tenga asegurada la victoria de manera más tranquila. El trabajo es fácil. Será muy difícil que la Presidenta abandone el mítico edificio de la Puerta del Sol. Toni Cantó llega para reforzar y fortalecer ese mensaje, que el populismo es un mensaje caducado y trasnochado, que son ideas vacías y sin contenido. Madrid es una ciudad moderada y progresista, libre y democrática. Y estos valores los encarna como nadie Díaz-Ayuso y el Partido Popular. Todo lo que representan otros (indecencia, corrupción, chanchullos…), la Presidenta Díaz Ayuso representa lo contrario: gestión, formación, experiencia, servicio, vocación, trabajo, decencia… a pesar de que los primeros quisieran asaltar los cielos… y las plazas. Pero el tiempo ha puesto de manifiesto que ni una cosa ni otra.

Toni Cantó ha abierto el mercado de primavera de fichajes del Partido Popular. Ahora sólo cabe esperar e ir viendo cómo el personal, poco a poco va llamando  a la puerta de la calle Génova con tranquilidad, sin aspavientos, ni alharacas. El tiempo está poniendo a cada uno en su lugar. Las tropelías orquestadas en Murcia, Castilla y León e incluso Madrid desde Ciudadanos y el PSOE para derribar todo lo que oliera al Partido Popular no pueden resultar baldías. López Miras y Fernández Mañueco ganaron los intentos de moción de censura. Díaz-Ayuso ganará en las urnas. El futuro de Pablo Iglesias pasa por dedicarse a hacer crucigramas porque ya no será bien recibido ni en Vallecas. Gabilondo se dedicará a jugar a la petanca.

Esto es simplemente la hoja de ruta del futuro próximo de Sánchez. Como diría la escritora Ana María Matute, la vida siempre pasa factura porque nunca se queda con nada… Tampoco en política.

Visitas: 0

Deja un comentario