otros temas

«De las crisis se sale trabajando»

Fotografía: @pixabay

Esta mañana el Presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo ha presentado la nueva fundación. Fundación que el partido pone en marcha para articular medidas y personas con los ojos puestos en los próximos horizontes electorales, tanto autonómicos y municipales como generales. Me parece una más que acertada medida. Detrás de esta fundación («Reformismo21»)  se esconde mucho caudal de generosidad y talento dentro y fuera de intramuros de la madrileña calle Génova.

En su intervención ha pronunciado una frase que quiero destacar y que podríamos extrapolar a muchos escenarios de la vida… y del partido. «De las crisis se sale trabajando». Efectivamente, ante cualquier crisis no se sale desde el diván del “no se puede hacer nada porque está todo perdido” ni “¿para qué vamos a hacer algo si va a salir mal?”. Eso sencillamente es de cobardes y de parásitos. Pero también es de insensibles esconderse en su propia madriguera. Esperar a que pase la tormenta a la espera de que con “un nuevo sol” la situación se habrá resuelto. no es el camino. Ni mucho menos. En la vida, y mucho menos en la política, los objetivos hay que pelearlos. Pero también  que trabajarlos. Dice un proverbio etíope que cuando las arañas tejen juntas, pueden atar a un león.

Fotografía: @pixabay

Esto va unido a otra reflexión no menos importante; yo más bien la calificaría de imprescindible. Este trabajo debe realizarse no sólo desde el conjunto, sino desde la lealtad. Es impreescindIible asumnir desde el principio que quizás te puede encontrar con opiniones diferentes,. Si hay un buen caldo de lealtad y respeto, todo lo demás se desliza como una balsa de aceite de oliva. La vida es un cúmulo de tropiezos de todo tipo que se deben ir sorteando desde la honradez, la lealtad, el respeto y el trabajo en equipo. Son una concatenación de pequeñas crisis de todo tipo, a las que dar la batalla. Siempre. Desde la guerra de los valores.

Pero no se puede ganar esta batalla si dinamitamos los valores esencial, especialmente la lealtad, el respeto y la fidelidad a quienes son (y han sido) tus compañeros de camino (o de vida). Hace pocos días, en este mismo espacio publique un articulo sobre la lealtad, que vuelvo a rescatar aquí y ahora.

Fotografía: @pixabay

Ahí escribí: «La lealtad a las personas que a diario están a tu lado, que a diario trabajan contigo, que forman parte de tu entorno es algo innegociable. O debería serlo. Y cuando esta lealtad se pulveriza y nacen gestos de felonía aunque vengan con el mejor de los lacitos, eso sólo tiene un nombre que empieza por “trai” y acaba por “ción”. 

Regresando al nudo central de esta cuestión, estamos en condiciones de afirmar que las crisis (en cualquier entidad, incluso en lo personal), sirven para saber con quién cuentas de verdad. Dicho de otro modo, las crisis te demuestran qué personas están a tu lado de verdad y qué personas sólo están a modo de figurantes en una película. En cualquier caso, una crisis siempre fortalece porque permite analizar el DAFO y percatarse cuáles han sido los errores que te han llevado hasta ese punto para evitar repetirlos.

Fotografía: @pixabay

En cualquier caso, el Presidente del Partido Popular está totalmente acertadísimo porque las crisis, como cualquier otra situación difícil que nos plantea la vida, solo se resuelven mediante trabajo. A eso hay que añadirle ciertos grumos de generosidad, lealtad, compromiso, esfuerzo, y respeto. Valores que últimamente cada vez están más volatilizados. Incluso cuando proceden de personas de nuestro entorno más próximo.

(Fotografía de cabecera: @pixabay)

Visitas: 0

Deja un comentario