Hablando de la lactancia materna
especialidades, ginecología

La importancia de la lactancia materna

Hablando de la lactancia materna
Fotografía: uruguay – gub uy

Cada año, del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Con esta conmemoración se busca promover promover la lactancia materna y los beneficios que ofrece tanto para los bebés como para las madres. El lema de la semana este año 2023 es «Amamantar y trabajar: ¡hagamos que sea posible!». Esta efeméride se celebra con el apoyo incondicional de la OMS, UNICEF, y muchos Ministerios de Sanidad de una buena parte de países. La Alianza Mundial para la Acción de Lactancia Materna (World Alliance for Breastfeeding Action) es una red global de organizaciones y personas en pro de esta causa que también colabora e impulsa esta celebración. De ahí la importancia la importancia de la lactancia materna. Por eso es importante visibilizar la lactancia materna.

La fecha fue proclamada oficialmente en 1992 coincidiendo con el Aniversario de la Declaración Innocenti, formulada por altos cargos de estas dos organizaciones en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.

El lema de este año se concentra en el ámbito laboral. Estamos ante una oportunidad estratégica para defender lo07s derechos de las madres que desean amamantar. Se busca promover la implementación de políticas que respalden la lactancia. Estamos hablando del permiso de maternidad de al menos 18 semanas, idealmente extendiéndolo a más de 6 meses. También adaptaciones en el lugar de trabajo para facilitar la continuidad de la lactancia una vez que las madres regresen a sus labores. Estas son cuestiones cruciales y urgentes para garantizar que las mujeres tengan la capacidad de amamantar durante el tiempo que deseen hacerlo.

Es sorprendente, pero más de quinientos millones de mujeres trabajadoras carecen de disposiciones básicas relacionadas con la maternidad. Ello limita su capacidad para amantar adecuadamente. Además, muchas más mujeres no reciben el apoyo necesario cuando vuelven al trabajo tras el período de baja de maternidad.

Hablando de la lactancia materna
Fotografía: @imfarmacias

Solamente el 20 % de los países exigen a los empleadores que ofrezcan a las empleadas pausas remuneradas e instalaciones para la lactancia o la extracción de leche. Además, menos de la mitad de los menores de 6 meses se alimentan exclusivamente de leche materna. Es la recomendación de la OMS y UNICEF para todos los recién nacidos. En este sentido, la OMS se ha planteado el reto de aumentar la tasa de lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses hasta al menos el 50 % para 2025.

Según la WABA solo 43 países en todo el mundo han ratificado el Convenio sobre la protección de la maternidad, 2000 (Nº 183) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este convenio establece un permiso de maternidad no inferior a 14 semanas. Aunque la mayoría de los países han incluido algún tipo de permiso de maternidad en sus leyes, existen grandes disparidades; solo 18 países cumplen o superan la norma de 18 semanas recomendada por la Recomendación 191 de la OIT.

Además, alrededor de 70 países no proporcionan el derecho a descansos para amamantar; muchos de ellos solo permiten descansos o permisos de lactancia de seis meses, a pesar de que la lactancia materna se recomienda durante dos años o más.

En este contexto, es esencial impulsar medidas que respalden la lactancia en el entorno laboral. También es fundamental fomentar una cultura de apoyo hacia las madres lactantes. Al implementar políticas que protejan los derechos de la maternidad y brinden facilidades para continuar amamantando después del regreso al mundo laboral, se contribuye no solo al bienestar de las madres. También al óptimo desarrollo y salud de los bebés.

La lactancia materna ofrece una amplia gama de beneficios tanto para el bebé como para la madre.

Para el bebé:

Nutrición saludable: La leche materna contiene todos los nutrientes esenciales que el bebé necesita para un crecimiento y desarrollo saludables durante los primeros meses de vida.

Protección contra enfermedades: La leche materna contiene anticuerpos que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico del bebé y a protegerlo contra diversas enfermedades e infecciones, como las respiratorias o gastrointestinales, por lo tanto disminuye la morbilidad y la mortalidad infantil.

Menor riesgo de alergias: Los bebés amamantados tienen un menor riesgo de desarrollar alergias alimentarias y eczema en comparación con los alimentados con leche de fórmula.

Desarrollo cognitivo: Algunos estudios sugieren que la lactancia materna está asociada con un mejor desarrollo cognitivo y un mayor coeficiente intelectual en la infancia.

Prevención de la obesidad: Los bebés amamantados tienen un menor riesgo de desarrollar obesidad en la infancia y en la edad adulta.

Menor riesgo de enfermedades crónicas: La lactancia materna está relacionada con un menor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas en la edad adulta. Estamos hablando de enfermedades como diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Hablando de la lactancia materna
Fotografía: @FedemedicaC

Para la madre:

Recuperación posparto: La lactancia materna estimula la liberación de oxitocina. Ello ayuda al útero a contraerse. Así, recupera su tamaño normal después del parto.

Mejora la salud de la mujer: La lactancia materna se ha asociado con un menor riesgo de cáncer de mama y de ovario en las madres. Además, propicia el aumento de tiempo entre embarazos.

Beneficios emocionales: Amamantar puede fortalecer el vínculo afectivo entre la madre y el bebé, promoviendo una mayor conexión emocional. La mayoría de las mujeres tiene un sentido de satisfacción cuando se logra la lactancia exitosa.

Quema de calorías: La producción de leche materna requiere energía, lo que puede ayudar a algunas madres a perder peso adicional ganado durante el embarazo.

Mayor protección contra una hemorragia posparto: La lactancia materna puede reducir el riesgo de hemorragia excesiva después del parto.

Facilidad y ahorro económico: La leche materna está siempre disponible. No requiere preparación. Ello facilita el proceso de alimentación y ahorra dinero en la compra de fórmula y biberones.

Es importante destacar que cada experiencia es única. Algunas mujeres pueden enfrentar desafíos en la lactancia materna. En estos casos, es fundamental contar con el apoyo adecuado y la orientación de profesionales de la salud. Se trata de asegurar el bienestar tanto de la madre como del bebé. En todos los casos, la lactancia materna es esencial en los primeros meses de vida de los bebés.

(Fotografía de cabecera: IM Farmacias)

Visitas: 0

Deja un comentario